• Categoría de la entrada:Sermones
  • Tiempo de lectura:29 minutos de lectura

Active los subtítulos desde YouTube

En nombre de Dios, el Misericordioso, el Misericordiosísimo

{Se ha aproximado a los hombres la cuenta de ellos, y ellos, en desatención, se apartan. No les llega ningún recuerdo de su Señor, que sea reciente, sin que lo escuchen mientras juegan. Entretenidos sus corazones, se susurran en secreto los que fueron injustos: «¿Acaso no es éste un ser humano como vosotros? ¿Vais, pues, a caer en la hechicería cuando la estáis viendo?». Dijo: «Mi Señor sabe lo que se dice en los cielos y en la Tierra, y Él es el Oyente, el Sabio». Sin embargo dijeron: «Es un embrollo de sueños», «más bien, se lo ha inventado», «más bien es un poeta». «Pues que nos traiga una señal como fueron enviadas a los primeros». No creyó, antes de ellos, ninguna población que hayamos destruido. ¿Van, pues, a creer ellos? Y no hemos enviado antes de ti sino a varones a los que inspiramos. Así que preguntad a la gente del recuerdo, si es que no sabéis. Y no hemos puesto para ellos un cuerpo que no coma alimento y no eran inmortales. Luego, cumplimos con ellos la promesa. Así pues, los salvamos a ellos y a quienes quisimos, y hemos destruido a los pródigos. Ciertamente, ya hemos hecho descender sobre vosotros un libro. En él está vuestro recuerdo. ¿Es que no razonáis? Y cuánto hemos destrozado de población que fue injusta, * Así pues, cuando sintieron nuestro vigor, sí que de ella corrieron. Y cuánto hemos destrozado de población que fue injusta, y hemos hecho surgir después de ella otros pueblos. Así pues, cuando sintieron nuestro vigor, sí que de ella corrieron. Así pues, cuando sintieron nuestro vigor, sí que de ella corrieron. No corráis, y regresad al lujo que os habéis entregado y vuestras mansiones. Quizás se os pregunte. Dijeron: «Ay de nosotros. Ciertamente fuimos injustos». Y no cesó esa súplica de ellos hasta que los dejamos segados, extintos. Y no hemos creado el cielo y la Tierra y lo que hay entre ambos jugando. Si hubiéramos querido entretenernos lo hubiéramos hecho de nosotros mismos. Si lo hubiéramos hecho. Sin embargo, arrojamos la verdad sobre lo falso, que lo confuta. Así pues, se desvanece. Y para vosotros, ay por lo que describís}.[1]

Vosotros no aceptáis Su orden, ni razonáis, ni aceptáis a sus patronos. La sabiduría profunda y las advertencias no salvan a la nación infiel.

En el mausoleo de los dos imames, Al-Hadi y Al-Áskari, fue el primer encuentro con el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) en esta vida del mundo temporal. Y conocí en este encuentro al Imam Al-Mahdi (con él sea la paz). Este encuentro fue hace largos años. Después de este encuentro tuve otros con él (con él sea la paz) y me aclaró muchas cosas, pero no me mandó comunicar nada determinado ni a nadie determinado. Más bien, fueron instrucciones que me asignaba, para educarme y encaminarme en las virtudes de la moral divina. Y me favoreció con algo de ciencia y conocimiento en ese momento. Y me hizo saber las grandes desviaciones que había en el Seminario Científico de Nayaf, en ese momento. Ya fueran desviaciones científicas o prácticas sociales, económicas o políticas, o desviaciones de quienes representaban símbolos de este Seminario Científico. Y esta etapa fue dolorosa para mí, porque representaba el derrumbe del último castillo que yo creía que representaba la verdad en el mundo. Para mí representaba la pudrición de la sal. Porque la sal compone todo lo que se pudre. Pero, ¿y si se pudre la sal? Fue una etapa dolorosa, triste y trágica al mismo tiempo. Ya me había aclarado el Imam (con él sea la paz) la corrupción y la injusticia, y me había dejado en medio del camino, sin saber yo qué hacer. ¿Acaso debería volver por donde vine?

Una pregunta que constantemente me hacía. Y la respuesta siempre era: Me he convertido en un extraño entre la gente de religión y del Seminario Científico de Nayaf por lo que supe de la verdad. Pues, ¿cómo no ser un extraño entre la gente de este mundo? En todo caso, pasaron días y meses, y Dios quiso que me encontrara con el Imam (con él sea la paz). Y me envió esta vez al Seminario Científico de Nayaf Al-Áshraf a plantear lo que él me había informado a un grupo de estudiantes del Seminario Científico.

Y vi importante relatar este encuentro aunque fuera breve y resumidamente, considerando que representa un giro histórico en mi vida, porque era la primera vez que me instruía el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) a actuar públicamente y a enfrentarme en el Seminario Científico de Nayaf Al-Áshraf. A quienes lo honran, miles de saludos y paz.

La historia de este encuentro es que estaba yo una noche dormido y tuve una visión en el sueño. Estaba el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) de pie, cerca del mausoleo del Sayed Muhammad (con él sea la paz), hermano del Imam Al-Áskari (con él sea la paz). Y me ordenó asistir a su encuentro (con él sea la paz). Después de esto me desperté y eran las dos de la madrugada. Entonces recé cuatro rakas del azalá de la noche. Luego me volví a dormir y tuve una segunda visión similar a la primera. En ella también estaba el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) fijando una cita con él (con él sea la paz).

Me desperté y eran las cuatro de la noche. Entonces completé el azalá de la noche y recé el del alba. Luego, después de dos días de esta visión viajé a Samarra y visité a los dos Imames, Al-Áskari y Al-Hadi (con ellos sea la paz). Luego volví a la ciudad y visité al Imam Muhammad (con él sea la paz). Luego a Bagdad, y visité a los dos Imames, Al-Kádim y Al-Yawad (con ellos sea la paz). Luego a Kerbala, y visité al Imam Husein (con él sea la paz) y a los mártires (con ellos sea la paz). Y me reuní con el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) una noche, en el mausoleo del Imam Husein (con él sea la paz). Luego me reuní con él a la mañana del día siguiente, en la estación del Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) que está en Kerbala, al final de la calle As-Sidra. Y nos sentamos solos en la estación que estaba vacía, excepto por el sirviente que estaba parado en el oratorio de las mujeres, bastante alejado del lugar en el que estábamos. En todo caso, este día era el treinta de Shaabán del año lunar 1420 de la héjira. Y volví después de este encuentro a casa, y ayuné el mes de Ramadán por la gracia de Dios conmigo. Y emprendí el viaje a finales de Ramadán hacia Nayaf Al-Áshraf, y comencé a plantear lo que supe de la verdad, y se agudizó el debate entre mí y algunos estudiantes. El resultado fue una ruptura entre mí y algunos de ellos y un desacuerdo total con otros. Y algunos lo aceptaron sin apoyarme.

Y pasaron días y meses. Más bien, casi tres años sin defensor ni ayudante entre los estudiantes del Seminario Científico. Sin embargo, hubo quien aceptó mis palabras y estuvo de acuerdo sobre lo que dije sobre la corrupción financiera en el Seminario Científico, y desde aquí comenzó el movimiento reformador de esta corrupción financiera pero no produjo ninguna reforma real. Solo hubo un cambio en la política financiera de algunos referentes religiosos, pero apenas cabe mencionarlo. Continuaron el lujo y la fastuosidad de muchos de estos eruditos y de sus allegados. Mientras la sociedad seguía empobrecida gimiendo por el peso del hambre y la enfermedad física y espiritual sin que ninguno de ellos hiciera nada por cambiar esta situación denigrante.

Y después de unos meses comenzó el proceso de anunciar y mostrar mi relación con el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) y que yo era un enviado suyo (con él sea la paz). Y este proceso no fue un anuncio mío solamente, sino que un grupo de estudiantes del Seminario Científico escuchó y vio en los Reinos de los Cielos lo que les confirmó esto. Algunos de ellos estaban en contacto directo conmigo y otros no tenían ninguna relación conmigo. Un grupo de esos estudiantes insistió en jurarme lealtad aunque les informé de la dificultad de esto y que me abandonarían al final, como la gente de Kufa abandonó a Muslim Ibn Aqil (con él sea la paz). Pero ellos completaron el juramento de lealtad ofrendándome la vida, los bienes y los hijos, como ellos mismos lo declararon, sin que yo les haya pedido nada de eso.

Esto fue en el mes de Yamadi Al-Awwal del año lunar 1423 de la héjira. Después de aquello, juraron lealtad muchos estudiantes del Seminario Científico. Luego, tuvieron miedo. Las malditas fuerzas de seguridad de Saddam empezaron a movilizarse contra mí dispersando a la gente y ellos rompieron el juramento. Cada uno y cada grupo buscaba una excusa para romper el juramento acusándome de algo. Pero al final, coincidieron en dos cosas:

Primero me acusaron de ser un gran hechicero.

Y segundo, me acusaron de controlar los reinos de los genios y de utilizarlos para controlarlos a ellos.

Volví a mi casa otra vez después de que se dispersara la gente y solo quedaron conmigo unos pocos estudiantes del Seminario Científico y algunos creyentes. Y en este año lunar de 1424 de la héjira en el mes de Yamadi Al-Awwal, vino un grupo de esos creyentes y me juró lealtad de nuevo. Me hicieron salir de mi casa y la convocatoria empezó de nuevo. Y en los últimos días del mes de Ramadán de este año lunar, 1424 de la héjira me ordenó el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) empezar a proclamarlo a toda la gente de la Tierra, a cada uno según su capacidad y según las órdenes que emitiera el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz). Y al tercer día de Shawal me ordenó el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) anunciar la revolución contra los opresores, a apurar el paso y a actuar con rapidez. Y ya he convocado a los hombres a apoyar la verdad y a su gente, a trabajar por el establecimiento de la verdad y a alzar la palabra de «no hay divinidad sino Dios», pues la palabra de Dios es la más alta. La palabra de Dios es la más alta. La palabra de Dios es la más alta. Y la palabra de los que han descreído es la más baja. {Si apoyáis a Dios, Él ha de apoyaros a vosotros y afirmar vuestros pies}. ¿Habrá quien apoye la religión de Dios? ¿Habrá quién apoye al Corán? ¿Habrá quien apoye al Patrono de Dios? ¿Habrá quien apoye a Dios Glorificado y Altísimo?

{Y ha prometido Dios que a los que hayan creído de vosotros y hayan hecho buenas acciones, que los hará califas en la Tierra como hizo califas a los que fueron antes de ellos, y ha de consolidar para ellos su religión, la que Él ha aprobado para ellos, y Él ha de darles en lugar de su temor, seguridad. Que me sirvan sin asociarme nada, y quien descrea después de esto, pues, aquellos son los trasgresores}.[2]

Y no espero ningún apoyo de los eruditos de religión. Cómo esperar de ellos algún apoyo cuando el Imam As-Sadiq (con él sea la paz) confirmó en más de un hadiz que muchos de ellos lucharán contra el Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) con lenguas y dientes. Incluso, cuando se consolide su mandato erradicará a setenta de sus más prominentes y a tres mil de sus menos importantes. Y cómo esperar de ellos algún apoyo cuando As-Sadiq (con él sea la paz) dice: «Dios apoyará este asunto con quien no haya estado dispuesto para ello, y cuando llegue nuestro asunto, quien hoy adore fetiches dejará de hacerlo». Y los fetiches o ídolos, como dice el Imam As-Sadiq (con él sea la paz), son los eruditos inoperantes, pues no había ídolos en la época del Imam As-Sadiq (con él sea la paz), excepto Abu Hanifa y sus semejantes. Y dice (con él sea la paz): «Cuando salga el Resurgente, saldrán de esta causa quienes se consideraban ser de su gente y entrarán en ella quienes fueran como siervos del Sol y la Luna».[3]

Los que no apoyan al Resurgente (con él sea la paz) son los eruditos inoperantes, a pesar de que los hombres esperan que ellos apoyen al Resurgente (con él sea la paz). Y cómo esperar de esos eruditos algún apoyo, cuando los Imames declaran en sus hadices que esos eruditos son el motivo de división de la nación y su dispersión? Pues, del Comandante de los Creyentes (con él sea la paz): «»Oh, Malik Ibn Dumra, ¿cómo estarás cuándo los shiíes se opongan así?» -y entrelazó sus dedos, metiendo unos entre otros. Y dije: «Oh, Comandante de los Creyentes, ¿qué hay de bueno en ello?». Dijo (con él sea la paz): «Todo el bien está en ello. Se levanta nuestro Resurgente, setenta varones se adelantan mintiendo sobre Dios y Su mensajero, y él los mata. Luego Dios reúne a los hombres bajo un solo mandato»». «Mintiendo sobre Dios», es decir, los eruditos inoperantes. Y de As-Sadiq (con él sea la paz): «»Ello ocurrirá cuando gire el firmamento. Hasta se dirá que ha muerto o perecido en algún valle que anduvo». Entonces dije: «¿Y qué es el giro del firmamento?». Dijo: «La oposición entre los shiíes»».[4]

Y esto es lo que dictaminan algunos eruditos shiíes hoy, «que no tiene fin la Ocultación Mayor», y «que nadie lo verá nunca». Y en realidad, no quieren que aparezca y luego se levante, porque su aparición significa el fin de sus autoridades, que han puesto a los shiíes en caminos separados dividiéndolos y desgarrándolos. En sus narraciones (con ellos sea la paz): «Cuando se levante al Resurgente (con él sea la paz), marchará hacia Kufa, y miles de personas saldrán de ella alegando «batriya»[5] portando armas, y diciendo «regresa por donde viniste, no necesitamos a los hijos de Fátima», (con ella sea la paz). Él los pasará a espada hasta llegar al último de ellos. Luego entrará a Kufa y con ella matará a cada hipócrita y escéptico, y derribará sus palacios y matará a sus asesinos hasta complacer a Dios Poderoso y Elevado».[6]

Y de Al-Báqir (con él sea la paz): «Él entra a Kufa, en donde ya habrá tres banderas en disputa que se serenarán para él. Entrará hasta llegar al púlpito y dará un sermón…».[7]

Y de Al-Báqir (con él sea la paz): «Que dijo: «Seréis desnatados, oh, comunidad de shiíes, seguidores de la familia de Muhammad, como cuando se desnata el kohl en el ojo. Porque el que tiene kohl sabe cuándo le cae dentro del ojo, pero no sabe cuándo se le va. Uno de vosotros amanecerá creyendo estar en la sharía de nuestro mandato pero al anochecer ya habrá salido de ella. Y anochecerá estando en la sharía de nuestro mandato pero al amanecer ya habrá salido de ella»».[8]

Y cómo podría esperar de ellos algún apoyo, cuando el Mensajero de Dios (bendígalo Dios y a su familia) dice: «Vendrá una época a mi nación, en la que no quedará del Corán más que su escritura, ni del islam más que su nombre, con el que se les llamará, pero serán los hombres más alejados de él. Sus mezquitas estarán pobladas, pero desoladas de guía. Los juristas de esa época serán los peores juristas bajo la sombra del cielo. De ellos surge la sedición y a ellos volverá».[9]

Y dijo el Mensajero de Dios (bendígale Dios y a su familia), de Dios Glorificado y Altísimo, en la Ascensión Nocturna: «Dije: «Dios mío, ¿cuándo será eso?». -es decir, el levantamiento del Resurgente (con él sea la paz). Entonces, el Poderoso y Excelso le inspiró: «Será cuando se abandone el saber y prevalezca la ignorancia, y sean muchos los recitadores y pocos los que obren, y sea mucha la temeridad, y sean pocos los juristas guiados, y sean muchos los juristas traidores de la perdición, y sean muchos los poetas y tu nación adopte sus tumbas como mezquitas, y embellezcan sus libros, y adornen sus mezquitas, y aumente la inequidad…».[10]

Y la alabanza a Dios, Señor de los mundos. La alabanza a Dios, el Rey del reino. Conductor del firmamento, Sujetador de los vientos, Despuntador de la aurora, Restaurador de la religión. La alabanza a Dios, que por temor a Él se estremecen el cielo y sus habitantes, y tiemblan la Tierra y sus habitantes, y se encrespan el mar y quienes nadan en sus profundidades. La alabanza a Dios, Señor de los mundos. La alabanza a Dios, Señor de los mundos. La alabanza a Dios, Señor de los mundos.

En todo caso, es entre vosotros, gente de Iraq, que mi padre me ha enviado a la gente de la Tierra, para comenzar por vosotros y por la madre de las ciudades, Nayaf. Y estoy respaldado por Gabriel, Miguel, Israfel y los Reinos de los Cielos y por tantos que me han aceptado, aceptando la verdad. A quienes se les ha quitado el velo y hoy tienen una visión de hierro, pues entre ellos ven lo que los hombres no ven y escuchan lo que los hombres no escuchan, ¿y qué signo podría ser mayor que este signo del alma? {Y si hubiéramos abierto para ellos una puerta del cielo, y continuaran por ella ascendiendo habrían dicho: «Solo se ha embriagado nuestra vista. Es más, somos gente hechizada»}.[11]

En cuanto a las visiones, cada cierto período de tiempo, me llegan delegaciones de las provincias, algunas lejanas a Nayaf. Muchos han visto al dormir lo que respalda esta convocatoria verdadera. Si fuera una visión o dos visiones habría un modo de que los enemigos de la familia de Muhammad respondieran. Pero, ¿qué podrían hacer ellos para responder a cientos, e incluso miles de visiones que llegan, la mayoría de las cuales están respaldadas por la presencia de alguno de los infalibles. Y ellos dicen: «Quien nos haya visto, realmente nos ha visto, pues el demonio no puede tomar nuestra forma». Ya no les queda a los injustos más que decir que las visiones no son una prueba, a pesar de que son una parte de la profecía, y a pesar de que el Mensajero (bendígale Dios y a su familia) y los Imames (con ellos sea la paz) les daban importancia, las escuchaban y las interpretaban con la máxima atención, y a pesar de que las profecías de algunos profetas (con ellos sea la paz) consistían principalmente en visiones e interpretaciones, como la profecía de Daniel (con él sea la paz), y a pesar de que Naryis, la madre del Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) vino al Iraq para casarse con el Imam Hasan Al-Áskari (con él sea la paz) porque tuvo visiones verídicas, arriesgándose al peligro de la guerra y el cautiverio, siendo ella nieta del César romano. Y a pesar de que Wahab, el cristiano, apoyó a Husein (con él sea la paz) porque vio a Jesús (con él sea la paz) al dormir. Y a pesar de que un noble de los hijos de Umaya, Jalid Bin Said Bin Al-Aas, el omeya creyó y se islamizó por una visión que tuvo del Profeta (bendígale Dios y a su familia).

Esos ignorantes rechazan las visiones por completo y en detalle, sin reflexión ni contemplación. Y en verdad os digo, que lo que hoy sucede con los hombres es una gran revelación a través de las visiones, pero la mayoría de los hombres no creen en el favor de Dios y la mayoría de los hombres no agradecen. {Eso es por un favor de Dios para nosotros y para los hombres. Pero la mayoría de los hombres no agradecen}.[12]

La alabanza a Dios, Señor de los mundos. Y he informado a muchos de cuestiones ocultas, algunas eran importantes acontecimientos futuros y sucedieron tal como se los informé. Entre ellos, la apostasía de quienes me juraron lealtad al comienzo de la convocatoria, casi un año y medio antes, y la apostasía de quienes me juraron lealtad este año. Y entre ellos, el final del gobierno de los hijos del adulterio, Saddam y sus inmundos soldados. Y muchos otros asuntos que no entran en este discurso. Preguntad sobre ellos a quienes estaban en contacto conmigo y me conocieron. Más bien, preguntadles sobre los milagros que vieron con sus propios ojos o perspicacia. Y yo os pregunto, por Dios, ¡¿en manos de quién están los Reinos de los Cielos?! ¡¿En las de Dios o del demonio (maldígalo Dios)?! Pues, si decís que estas cosas son hechicería o de los genios, vuestras palabras son como las de quien dice que los Reinos de los Cielos y la Tierra están en manos del demonio (maldígalo Dios). Y que Dios maldiga a quien dice semejante necedad insensata persistiendo en ella sin arrepentirse ante Dios de ello.

Y hoy os pido ayuda, como os pidió ayuda mi abuelo Husein (con él sea la paz). ¿Habrá alguien que nos ayude? Pues, si nos abandonáis y nos traicionáis, ya hicieron lo mismo vuestros padres. Larga fue la paciencia de mi padre y yo seré paciente hasta que el Misericordioso permita mi asunto como tuve paciencia el año pasado cuando me abandonasteis como a Muslim Bin Aqil (con él sea la paz) solo, sin ayudante ni auxiliar, excepto por un pequeño puñado, Y la apostasía de la mayoría de ellos fue por temor al déspota de Saddam (maldígalo Dios) y por codiciar el mundo. Y Dios me libró del déspota de Saddam a pesar de todos los intentos de sus fuerzas infieles por capturarme.

Y a quien desmienta esta convocatoria verdadera, aquí estoy ante vosotros, y he aquí decenas de creyentes en la convocatoria. Se les han quitado sus velos y ven en los Reinos de los Cielos. Cientos, e incluso más, han tenido visiones verídicas del Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) o con alguno de los Imames (con ellos sea la paz), o con Az-Zahrá (con ella sea la paz) o con el Mensajero Generoso (bendígale Dios y a su familia) orientándolos a seguir esta convocatoria verdadera, verídica. Y estoy listo para la imprecación. Es más, desafío a los eruditos de todas las ramas de musulmanes, shiíes y sunníes, y a los eruditos cristianos y judíos, a que reconozcan que he sido enviado a los musulmanes de parte del Mahdi (con él sea la paz), y a los cristianos de parte de Jesús (con él sea la paz), y a los judíos de parte de Elías (con él sea la paz). Y estoy listo para debatir con los seguidores de cualquier libro con su libro. Y yo, el siervo humilde e ignorante, sé más que ellos del Corán, del Evangelio y de la Torá, y de los sitios en los que han sido distorsionados por el saber que Dios me ha otorgado. Pero no tienen la capacidad de responder al saber que Dios me ha otorgado. Y estoy seguro de que si alguno de ellos busca la verdad, la encontrará. Y que quien se ensoberbezca y no crea, será por buscar este mundo podrido. Así que los impreco en la misma sesión, para que viva quien viva como evidencia y muera quien muera como evidencia. Pues, quien me acepte aceptando la verdad, triunfará y será feliz en este mundo y en la última vida. Y quien me rechace, habrá rechazado la verdad, y habrá perdido este mundo y la otra vida. Y dentro de poco sabréis qué pecado habéis cometido, qué santidad de Dios habéis violado y no habrá tiempo para remordimiento. Y me alejaré de vosotros por un tiempo, oh, prole de asesinos de Husein hijo de Alí (con él sea la paz), pues ya lo han asesinado en el pasado vuestros juristas y vuestros diligentes, Shimr Bin Dil Youshan, Shabaz Bin Rabii, ayudados por vuestros padres. Y hoy, si quisiera, podría decir quién de vosotros es Shimr Bin Dil Youshan y Shabaz Bin Rabii. Pero, ¿qué tengo que ver con esos idiotas que apenas entienden un hadiz? Y no os alegréis vosotros, impíos, de que me aleje de vosotros y me exilie de vuestras tierras, pues no pasará mucho tiempo hasta que vuelva con mi padre, Muhammad Bin Al-Hasan Al-Mahdi (con él sea la paz) que no os dará sino la espada y la muerte bajo la sombra de la espada. Oh, vosotros que os complacisteis con lo que hicieron vuestros padres y habéis seguido a Shimr (maldígalo Dios) en vuestra época y a Shabaz Bin Rabii (maldígalo Dios) en vuestras moradas. Y no os servirá de nada el arrepentimiento entonces, oh, asesinos de profetas y de hijos de profetas, y no encontraréis sino la pérdida de este mundo y de la otra vida como recompensa por lo que ha cometido vuestras manos y lenguas por el perjurio, la difamación, la mentira, las calumnias, las falsas acusaciones y vendrá a vosotros mi padre, enfurecido y resentido por lo que habéis hecho conmigo y por cómo habéis violado mi santidad, y entonces sabréis, cuando el saber no os sirva de nada, contra quién habéis conspirado y qué santidad de Dios y de Muhammad, y de Alí y de sus hijos (con ellos sea la paz) habéis violado.

Oh, maniáticos de los partidos, rechazadores del libro, banda de pecadores, tergiversadores de palabras, asesinos de profetas y de hijos de profetas, Dios no os dará mi cuello, como les dio a vuestros predecesores el de mi abuelo Husein (con él sea la paz), pues este es el final y el día, el día más grande de Dios, y esta es una de las primeras advertencias y una de las mayores advertencias para el género humano.

Y volveré a mi padre, Muhammad Bin Al-Hasan Al-Mahdi (con él sea la paz) para informarle que me habéis desmentido y que habéis violado mi santidad con difamaciones y palabras de perjurio, y por último, con vuestros intentos por encarcelarme y matarme, no por nada, sino porque sabíais que la verdad que yo traía no dejaría nada de vuestra falsedad. Y si no, he aquí cómo dais la mano a los que niegan la existencia de Dios como los comunistas, y no les negáis decir ni hacer nada… {Y recítales la noticia de Noé, cuando dijo a su pueblo: «Oh, pueblo mío, si es demasiado para vosotros mi posición y mi recordatorio de los signos de Dios, pues a Dios me he encomendado. Así pues, aunad vuestra orden y vuestros asociados. Luego, no sea vuestra orden para vosotros cuita. Luego sentenciadme y no os prorroguéis. Pues, si dais la espalda, yo no os he pedido retribución. La retribución no está sino en Dios y se me ha ordenado que sea de los musulmanes. Así pues, le desmintieron y nosotros lo salvamos a él y a quien estaba con él en la nave, y los pusimos como califas, y ahogamos a los que habían desmentido nuestros signos. Así que observa cómo ha sido la consecuencia de los advertidos}.[13]

Y la alabanza a Dios, Señor de los mundos.

Este ha sido el discurso del Mensajero del Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) a todos los hombres en el día 27 de Shawal del año lunar de 1424 de la héjira.

El remanente de la familia de Muhammad —con él sea la paz.

El pilar firme, Ahmed Alhasan

Sucesor y Mensajero del Imam Al-Mahdi (con él sea la paz) y a todos los hombres

Respaldado por Gabriel, asistido por Miguel y victorioso por Israfel

Descendientes unos de otros, y Dios es el Oyente, el Sabio

Nayaf Al-Áshraf

28 de Shawal de 1424 H.

[1] Sagrado Corán – sura «Al-Anbiyá» (Los profetas), 1-18.

[2] Sagrado Corán – sura «An-Nur» (La luz), 55.

[3] Gayba de Numani, pág. 172

[4] Bihar, vol., 52, pág. 288.

[5] Batriyya, también conocida como batrismo, es una secta musulmana de Zaidiyyah; algunos clérigos shiíes pueden usar este término para referirse a cualquier shií que combine la lealtad a los imanes y la lealtad a Abu Bakr, Omar y Osmán.

[6] Irshad Mufid.

[7] Irshad Mufid, pág. 354.

[8] Bihar al-Anwar, vol. 52, pág. 101, Bihar, pág. 110.

[9] Bihar al-Anwar, vol. 52, pág. 190.

[10] Bihar al-Anwar, vol. 52, págs. 271-288.

[11] Sagrado Corán – sura «Al-Hiyr» (El rocoso), 14-15.

[12] Sagrado Corán – sura «Yusuf» (José), 38.

[13] Sagrado Corán – sura «Yunus», 71-73.