• Categoría de la entrada:Facebook 2015
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura

La paz sea con vosotros y la misericordia de Dios y sus bendiciones

Sois la luz de mis ojos

de cabezas coronadas.

Vuestros tronos están en los corazones

y en el Reino de los Cielos,

oh, sois reyes del Más Allá.

Oh, gente de celo,

oh, gente de honor.

Oh, vosotros que habéis aceptado el llamado del deber de defender vuestros sitios sagrados y vuestra tierra de Iraq, de Alí y de Husein, sobre la que se lanzaron los wahabíes sufianis de todos los rincones de la Tierra.

Las palabras son incapaces de describiros.

Optimistas, alegres, risueños acudís a los campos de batalla a derramar vuestra sangre como las más maravillosas historias de altruismo.

Ahmed Alhasan احمد الحسن

La paz sea con vosotros y la misericordia de Dios y sus bendiciones

Cuando el agua sube, las ratas y los ratones asoman la cabeza.

El hipócrita, el que busca el Mundo Temporal y una posición, no puede contener su cabeza pues el agua ha subido mucho.

Por la gracia de Dios para con nosotros, todos habéis visto que la convocatoria de Dios –desde hace un tiempo y en estos días– se está purificando a toda prisa de los hipócritas que si estuvieran entre vosotros, no os harían crecer sino en ruina.

{Si hubieran salido entre vosotros, no os harían crecer sino en ruina, y ciertamente, participarían activamente a través de vosotros procurándoos la sedición y entre vosotros habría quien los oyere. Y Dios es Omnisciente de los injustos}.

Así que alegraos por haberos librado de los que han sido carcomidos por los ácaros, cuyas mentes se han podrido y cuyo olor se ha vuelto fétido. A Dios le pareció aborrecible enviarlos y los ángeles del cielo los aborrecieron.

{Le pareció aborrecible a Dios enviarlos, así que los demoró, y se dijo: «Sentaos con los que se sientan»}.

Ahmed Alhasan احمد الحسن

En nombre de Dios, el Misericordioso, el Misericordiosísimo

Y la alabanza a Dios

Oh, Dios, bendice a Muhammad y a la familia de Muhammad, los Imames y los Mahdis y dales la paz en entrega.

Hace unos días dije que cuando el agua sube mucho a las ratas no les queda otra opción más que mostrar la cabeza. Después del anuncio de la formación de la Brigada del Qaim, ya no quedó lugar para que los hipócritas se escondan. Quedaron atrapados con una solo opción nada más: asomar la cabeza para que los creyentes y las creyentes los distingan, para que la convocatoria de la verdad se libre de ellos y ellos vayan a parar al basural de la historia y se diga “la alabanza a Dios, Señor de los mundos”.

Finalmente, Ali Ghuraifi asomó la cabeza, que era lo que esperábamos. Dios, por su gracia, nos informó del asunto de este hipócrita desde hace un tiempo ya. Ahora, este hipócrita ha realizado un vídeo lleno de ambigüedades y estupideces repetidas por sus amos sediciosos contra la convocatoria de la verdad y su movimiento. Rumiándolas fue aun más lejos que ellos con falacias, vaguedades y necedades ya refutadas por la trayectoria de los profetas y los imames, como por las narraciones, los parámetros de la creencia y la sharía. Estas refutaciones no son ignoradas por los creyentes, que Dios los recompense con el bien, que han demostrado y seguirán demostrando la ignorancia de Ali Ghuraifi, tal como han demostrado la ignorancia de sus amos, demonios de los hombres y los genios que se empeñan en hacer la guerra a esta convocatoria victoriosa por Dios. Asimismo, por otra parte, Ali Ghuraifi llenó este video de mentiras, calumnias, acusaciones y conclusiones basadas en delirios. Ni siquiera mi estimado hermano Muhammad, que Dios lo proteja, quedó a salvo de sus desvergonzadas acusaciones. Este hipócrita no dejó nada de la convocatoria de la verdad y ninguno de sus pilares sin intentar atacar de manera arbitraria, absurda, pueril, torpe, en un miserable y desesperado intento, de Iblís y sus soldados con sus últimos alientos y en los últimos momentos, de dañar la convocatoria de Dios. Pero, ¡qué disparate! ¿Cómo lo conseguirían? Pues, como os he dicho hace unos días, este es un proceso de selección, escrutinio y purificación para que la convocatoria de la verdad se libre de hipócritas, de los buscadores del Mundo Temporal y de los deseos, de los siervos de las caprichos, que Dios los humille. Pedimos a Dios fortalecer a los creyentes y las creyentes con su fortaleza y ahorrarles la maldad de los hipócritas y sus injusticias y estupideces.

A Ali Ghuraifi se lo ha montado Iblís y ha largado la lengua contra cada uno que mantiene contacto conmigo y que ha anunciado a todos que mantiene contacto conmigo después de que yo mismo se lo he pedido. No ha largado la lengua, debido a su ignorancia de la realidad, para calumniar al doctor Abdurrazaq Hashem Ad-Dirawi, este gran erudito, hermano y estimado amigo que dedicó toda su bendita vida a defender la convocatoria de la verdad. Sus libros y programas dan testimonio de ello. Con él me comunico continuamente y de forma directa. Él ha publicado las literas seleccionadas de los puertos de Sumeria y Acadia en esta página después de haber hablado conmigo de manera directa y haberme pedido que responda algunas preguntas relacionadas con una investigación científica académica y yo le respondí brevemente. Luego le dije “te responderé en detalle a través de mi página de Facebook porque la respuesta es larga” y ya le he respondido es esta bendita página mediante la publicación de la investigación de las literas. Y la alabanza a Dios, Señor de los mundos.

En cuanto a la misericordia de la familia de Muhammad –que las bendiciones de Dios sean con todos ellos–, sobre la que preguntas, tú y los que son como tú, hipócritas –que Dios os humille–, no sois objeto de ella, pues el objeto de la misericordia son los creyentes y los que están en desacuerdo, pero no manifiestan enemistad. En cuanto a los hipócritas mentirosos como tú y a los sediciosos que anuncian su estafa a sabiendas insistiendo en ello y haciendo la guerra a la verdad, no son objeto de la misericordia, pues Dios os maldice a todos y os amenaza con haceros bajar al más severo castigo. {Ha prometido Dios a los hipócritas y a las hipócritas y a los infieles el fuego del Infierno, permanentes en él. Eso les bastará. Y los ha maldecido Dios y para ellos hay un tormento duradero} «At-Tauba» (El arrepentimiento), 68.

{Es que a los que ofenden a Dios y a su mensajero los ha maldecido Dios en el Mundo Temporal y en la Última, y ha preparado para ellos un tormento envilecedor} «Al-Ahzab» (Los partidos), 57.

{Y ha de atormentar a los hipócritas y a las hipócritas, y a los politeístas y a las politeístas que tengan de Dios una mala opinión. Sobre ellos está el círculo del mal. Y se ha encolerizado Dios contra ellos y los ha maldecido, y ha preparado para ellos Infierno. Y ha sido mal destino} «Al-Fath» (La victoria), 6.

Escribo esto para establecer el argumento y hasta para que no quede a ningún individuo o grupo una postura que no sea clara después de hoy. Pues no hay espacio para los hipócritas entre nosotros. Por eso exijo a Abdullah Hashem y al grupo que trabaja con él en Egipto que anuncien que no tienen nada que ver con Ali Ghuraifi –que Dios lo humille–, ni con la perdición y la desviación a la que él invita, y que sea en público, sin ninguna dilación y uno a uno. Pues, Abdullah Hashem, lamentablemente, se ha vinculado por cuestiones financieras con Ali Ghuraifi cuando Ali Ghuraifi se los ofreció en un intento suyo –claro y manifiesto– por esclavizar a Abdullah Hashem a quienes están con él. Por eso me dirijo a ellos y les digo hoy que podéis elegir ser baratos de precio hasta el extremo de la vulgaridad y que vuestro precio sea insignificante hasta a nivel material, que es lo que presentó el sedicioso y hostil Ali Ghuraifi, y marchar con él a la Gehena y al basural de la historia con los enemigos de los profetas y los sucesores. O elegid ser joyas del Reino y que vuestro precio sea el Paraíso y la complacencia de Dios Glorificado y Altísimo junto a Ahmed Alhasan.