• Categoría de la entrada:El Regreso
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Esto lo ha aclarado el Sayed Ahmed Alhasan (a) cuando al explicar lo que dijo el Altísimo {Es una de las mayores},[1] dijo lo siguiente:

«Se refiere a la Resurrección Menor. Los tres mayores acontecimientos divinos son: la Resurrección Menor, el Regreso y la Resurrección Mayor».[2]

También dice: «… los días de Dios están cerca según Dios y según los patronos de Dios, y lejos según los infieles, {Ellos lo ven lejano * y nosotros lo vemos cercano}, Sagrado Corán – sura «Al-Maariya» (Las vías de ascenso), 7. Son el Día del levantamiento del Qaim, el Día del Regreso y el Día de la Resurrección Mayor, cuando el ser humano vea y la gente vea lo que hay en la mano de cada ser humano, de justicia o injusticia, cuando se les revele los hechos, y vean lo que veían. Entonces los falseadores impíos se arrepentirán y dirán: “Si solo hubiéramos sido leales al patrono de Dios y Sus argumentos sobre Su creación” …».[3]

Esto es lo que ha mencionado la familia de Muhammad (a):

De Mazna Al-Hanat, de Yafar Bin Muhammad, de su padre —con ambos sea la paz—, que dijo: «Los días de Dios Poderoso y Majestuoso son tres: el Día que se levanta el Qaim, el Día del Retorno y el Día de la Resurrección».[4]

De una pregunta: ¿Sirven las narraciones sobre la singularidad del Regreso (el Retorno) como un mundo en sí?

Él (a) respondió: «Sí. Está claro que ellos caracterizaron cada acontecimiento como un día, es decir, un tiempo y un mundo distintos. Es sabido que el Día del Qaim es en la vida física que vivimos y es su esencia. Es sabido que el Día de la Resurrección es en la Última y en otro mundo distinto al Mundo Físico. Queda el Día del Regreso y con seguridad es otro mundo. Si no, no hubiera sido señalado como un día, es decir, un tiempo y un momento independiente frente a la vida física y a la Resurrección. Así que no es ninguno de ellos».

La singularización del Regreso como otro día después de la muerte y antes de la Resurrección es lo que también han confirmado otras narraciones, como por ejemplo:

De Muhammad Bin Salam, de Abu Yafar (a), sobre lo que dijo Dios: «{Dijeron: «Señor nuestro, nos has hecho morir dos veces y nos has hecho vivir dos veces. Así pues, hemos reconocido nuestros pecados. ¿Acaso hay pues, hacia la salida algún camino?»},[5] él dijo: “Esto es en particular para los pueblos en el Regreso que es después de la muerte. Ocurre en la Resurrección, así que lejos están los impíos”».[6]

De Hamad, de Abu Abdulá (a), que dijo: «“¿Qué dice la gente de esta aleya: {Y el día que congreguemos de cada nación a una multitud}?”.[7] Dije: “Dicen que es en la Resurrección”. Dijo: “No es como dicen. Eso es en el Regreso. ¡¿Acaso Dios congregaría en la Resurrección de cada nación a una multitud y abandonaría a las demás?! La aleya de la Resurrección es: {y los congreguemos y no abandonemos de ellos a ninguno}[8] …”».[9]

[1] Sagrado Corán – sura «Al-Mudazzir» (El enmantado), 35.

[2] Al-Mutashabihat (Alegorías), vol. 3, pregunta no. 144.

[3] Al-Yawab al-Munir Aabr al-Azir (La respuesta clara a través del éter), vol. 2, pregunta no. 59.

[4] Maani al-Ajbar del jeque As-Saduq, pág. 366.

[5] Sagrado Corán – sura «Gafir» (Perdonador), 11.

[6] Mujtasar Basair ad-Darayat, págs. 194-195.

[7] Sagrado Corán – sura «An-Naml» (La hormiga), 83.

[8] Sagrado Corán – sura «An-Kahf» (La caverna), 47.

[9] Mujtasar Basair ad-Darayat, págs. 14-24.


Extracto del libro El Regreso de Ahmed Alhasan (a)